Tomar el control para enloquecer a tu pareja

By  |  0 Comments

Palabras picantes, juegos eróticos y el uso de fantasías son apenas algunas de las cosas más usadas por las parejas que quieren innovar en el sexo para encontrar nuevas formas de encontrar placer. Muy recurrente, la idea de tener el control total en la cama instiga a muchos hombres y mujeres pudiendo ser trabajada de formas simples y sin complicaciones si ambos están de acuerdo. Si tienes ganas de conocer este nuevo universo, échale un vistazo a os consejos para convertirte en una dominadora para enloquecer a tu compañero.

LENCERIAL-MILCOSITAS

Antes de nada, sepa que no necesitas comenzar de forma drástica usando ropas de cuero o un látigo. El proceso se puede hacer de forma gradual experimentando con algún conjunto sexy durante el acto y dictar reglas a través de palabras un poco picantes.

Da órdenes a tu compañero diciéndole lo que quieres que te haga dejando claro que solo realizarás lo que a él le gusta si obedece.

Hazlo sufrir avivando y estimulando la excitación sin tocarlo directamente. Utiliza el exhibicionismo, strip-tease, moviéndote siempre de forma muy sensual.

La dominación puede comenzar en los preliminares dando mordidas por ejemplo, en los labios durante un beso, arañar levemente su espalda y permanecer siempre encima de el sujetándole las manos y demostrando que tu tienes el control.

Si te invita a ir a la cama, hazle exigencias. Ordena que bese ciertas partes de tu cuerpo mientras lo tocas por algunas de las zonas más sensibles de su cuerpo, dejando siempre claro que solo tendrá lo que desea cuando tu quieras.

Usa tus medias para amarrar sus manos a la cama y hacer que él esté inmóvil para que puedas abusar de su cuerpo.

A los hombres les encanta que le practiquen sexo oral, pero si pretendes dominar la relación, prolonga el momento tocando apenas su pene, insinúa el movimiento, besa su miembro, pero no tengas prisa en realizar el acto en si para que aumente aun más su deseo.

Durante el acto sexual deja claro que tu tienes el control. Ordena su movimientos y la intensidad de estos. Cuando percibas que él está llegando al orgasmo ordena que pare y no le permitas correrse hasta que tu lo digas.

tedeseo-baner

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *