Dos trenes para una misma estación

By  |  5 Comments

Quizás lo que pueda contar ahora sea incontable, surrealista o simplemente esté en mi sucio subconsciente. Pero también diré en mi defensa, que a más de una persona le hubiera encantado estar en mi lugar.

LENCERIAL-MILCOSITAS

Hace unos años, hice un curso de masajes. Mi primer día y ya ligué, jajaja. Era muy apuesto, bueno, aun lo sigue siendo. Recuerdo que su primera pregunta fue que si me gustaba el rock. En ese momento me pareció absurdo, aunque luego todo encajó. ¡Ah! Se me olvidaba un pequeño detalle, él era el profesor que yo tenía y me sacaba unos cuantos, bastantes años.

Siempre tenía guiños, sonrisas, preguntas absurdas (no tenían nada que ver con el desarrollo de las clases) y todo para mí… Mis compañeros se dieron cuenta antes que yo, o eso creían.

Al acabar las clases siempre nos quedábamos un grupo de alumnos en la puerta hablando, él al vernos, se quedaba un ratito con nosotros. Siempre llevaba su cajetilla de puros, era muy… “Él tan hombre (mayor) y yo tan L&M ligth”

Una noche después de clase, nos fuimos a cenar todos. De ahí a tomarnos algunas copas, “creo que alguno se llevó MDA”. ¡Para que quisimos más… Pasó! Se me abalanzó. Obviamente y casualmente nos quedamos a solas en la calle, él con su cigarillos de hombre y yo… Pues yo me fumé un puro, de su cajetilla claro.

En ese momento fue, “trágame tierra! pero claro, ¿Quien no ha soñado montárselo alguna vez con su profe?.

Ya no había marcha atrás, me llevó a un callejón que había cerca y empezó a besarme apasionadamente. Sus labios eran tan jugosos… Aun creo que tengo su lengua en mi gaznate, porque vamos, ¡como me metió la lengua! Y me agarró de tal manera que sin querer, queriendo no pude resistirme. Hasta que llegó ella…

En ese momento no supe por que paró (pero al final todo sale a la luz). Noté que apareció una chica por detrás de mi, solo vi su sombra, por lo que no supe de quién se trataba, pero él claro que sabía quién era.

Seguí yendo a clase y todo parecía normal, pero dentro de mí me sentía observada y esta vez no era por el profesor. ¡Ah! obviamente había más profesores, estaba Joaquín, Nico y Julia. Julia era una profe jovencita que no me llevaba tantos años como Nico. Tenía muy buen rollo con ella y no precisamente por mi atracción hacia las mujeres… ¿Os lo dije? Soy una chica abierta de mente y de patas, porque siempre digo que hay que probarlo todo.

Pasaban los días, las clases, el curso… y Nico se convirtió en profesor, no digo que antes no lo fuese, pero antes pasó lo que pasó, y lo que empezó no lo acabó en ese momento. En cambio, con Julia cada vez me llevaba mejor, siempre estaba pendiente de mí y me gustaba mucho. Pero había un inconveniente, ella tenía novio… aunque a él no lo miraba como a mí.

Un día como otro cualquiera, al salir de clase nos fuimos de jarana. Ese día me encontraba un poco ausente y me senté simplemente a observar. Conforme iba pasando la noche, veía a mis compañeros cada vez más desmadrados, incluso pensé en irme a casa… Por eso no sé en que momento todo cambió, las copas iban cayendo y yo caía aún más. Recuerdo incluso que acabamos en uno de esos lugares de “perreo” alcohol + restregueo (igual a noche de sexo).

Yo bailaba y me bailaban, hasta que Julia me cogió y se puso tan marrana al bailarme, que Nico se puso celoso y se acercó. Julia dijo que no pasaba nada, los dos se fueron y yo me quedé extrañada, aunque seguí bailando como si nada me importara. De repente, llegó Julia otra vez y me cogió para llevarme a la barra donde estaban nuestras copas.

No veía a Nico por ningún sitio, así que le pregunté a Julia por él. ¿Sabéis cual fue su respuesta?: -Nos espera en el coche-, cogí mi copa y me la terminé de un trago e hicimos bomba de humo.

Por el camino iba atando cabos, se que fue ella por la que aquel día en el callejón Nico paró. Por mi cabeza pasaban cientos de preguntas, pero ella decidida, no me dio opción a tener que hacérselas, su actitud la delataba.

Llegamos al coche y nos sentamos atrás las dos, porque claro, Nico tenía hijos y en el asiento delantero del acompañante, tenía la silla de seguridad.

Mientras él conducía, Julia comenzó a tocarme la pierna a la vez que acercaba su deliciosa boca a mi cuello descubierto, ¡era tan surrealista! más que aquella vez con Nico, porque claro, si ya es fantasía ligar con tu profe, imaginaros la situación de tener a los dos, por y para mí sola aquella noche.

Yo no fui menos, la agarré y comencé a comérmela entera. El profe estaba excitado de vernos y nos decía que por favor, esperáramos hasta llegar, que él quería unirse a nosotras. Pero claro, yo ni podía ni quería, quizás sobraba él… o no.

Llegamos al lugar donde se impartían las clases, aquel era el lugar perfecto para que nadie nos molestara, ya que ellos tenían pareja y yo en ese momento vivía con mis padres.

Al entrar al lugar, lo primero que hizo Nico fue poner Rock FM, en ese momento recordé una de sus primeras preguntas y así a ritmo de guitarra, nos fuimos desnudando, poco a poco alrededor de una camilla.

Estaba muy excitada, me ponía muchísimo esta situación. Nico me cogió fuertemente del pelo y empezó a morderme el cuello con violencia, ¡como me gustaba!, mientras, Julia le tocaba a él.

Por momentos cerraba los ojos y al abrirlos estaba con ella, él por detrás divisando todo, mientras yo le daba fuerte a Juls (me encantaba llamarla así). Seguro que algunos os preguntaréis como es que entre dos mujeres se dan, (pero en otra ocasión puede que os lo cuente).

A Nico se le notaba que quería llevar el control, pero al final fui yo la que lo llevó. Mientras él me daba por detrás y se creía el king del ring, a ella le hacía estar en el límite al igual que a él. Sometiéndolos, controlándolos… haciéndoles ver que la profesora…¡Era yo!.

Amalie Eagle.

tedeseo-baner

5 Comments

  1. Marcos

    18 abril, 2016 at 4:57 pm

    Me gusta estos relatos, ya estoy esperando la próxima entrega!!

  2. Susana

    18 abril, 2016 at 6:32 pm

    ¡que morbazo me dan a mi estas historias!!

  3. Elena

    18 abril, 2016 at 10:17 pm

    para cuando la segunda parte????

  4. Cristina

    19 abril, 2016 at 4:22 pm

    Es una historia genial¡¡¡
    Una segunda parte yaaa¡¡¡

  5. Miguel Angel

    19 abril, 2016 at 4:43 pm

    digo abierta de mente y de patas!!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *