El mal uso de la lengua

By  |  0 Comments

Un beso sin lengua, no tiene mucha gracia la verdad. Pero, exagerar la intensidad de los movimientos de la musculatura, la cantidad de saliva o la fuerza con que se aprietan los labios, pueden comprometer cualquier primera impresión sobre el beso. Cuando llevamos tiempo con una relación o tenemos suficiente confianza con la persona en cuestión, se pueden hacer algunas bromas que hasta pueden ser divertidas. Pero hasta ahí, tenemos que evitar ciertas acciones, que pueden echar a perder una relación primeriza, por meter la pata a la hora de un beso con nuestra lengua.

LENCERIAL-MILCOSITAS

¿Hay algo peor que una persona que hable mientras te besa? Pues si, alguien que mientras te besa se quiere tragar tu rostro entero con su boca. Todo de una sola vez. Boca, lengua, nariz, barbilla…

Después, también están las personas que aman a los perros, pero no creo que exista mucha gente a las que les gusta que les laman toda la cabeza y que le dejen la cara llena de babas. Pequeñas lamidas, morder los labios, son una buena muestra de cariño. Lo que no se puede hacer es creernos que la otra persona es un helado y nosotros el niño que lo lleva en la mano por toda la feria.

¿Que me decís de esas lenguas que entran y salen de tu boca a toda velocidad? ¿como frenar una lengua así? Hay que recordar que un beso lento y constante es  mucho más eficiente.

Otro problema que mucha gente tiene, es el complejo de ventilador, se creen que la lengua es la hélice de un avión. También están los que tienen una lengua aventurera. Esas lenguas que una vez entran en tu boca, se aventuran garganta abajo como si fueran esos míticos exploradores de cuevas de los documentales de la 2. Deja que respire, por favor.

tedeseo-baner

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *