Huir de una cita nefasta con clase y humor

By  |  0 Comments

Es importante, al conocer a alguien con quien hemos quedado para un primer encuentro, no excedernos demasiado en las expectativas. Este es uno de los errores más comunes que cometemos al quedar para una primera cita. Otro error es quedar para cenar o almorzar, excediendo demasiado el tiempo de la cita, cuando lo recomendable sería no sobrepasar los 15 o 20 minutos en el encuentro. Y recuerda que cuanto más informal seas, más fácil te será escapar del mismo.

LENCERIAL-MILCOSITAS

Lo mejor cuando no conoces bien a una persona con la que has quedado, aunque te llame mucho la atención, no pasar el primer encuentro de lo que viene a ser tomar un café. Llegar al encuentro con prisas porque no has podido retrasar alguna actividad que se te ocurra o por cualquier otra cosa que se te pase por la cabeza, te evitará tener que sufrir más tiempo del necesario. Hay que recurrir a cualquier disculpa, ya sea trabajo, familia, etc. Si la cosa va mal, te vendrá genial y si por el contrario, te sientes bien, podrás repetir cita o llegar tarde a lo que quiera que te hubieras inventado. Prestándote a hacer el encuentro más largo si te apetece. ¿Para que están las falsas llamadas telefónicas?.

También, en caso de que se te pasara el consejo de antes, si por la zona que has quedado vive algún amigo tuyo, puedes mandar un whatsapp para que aparezca por sorpresa y finja cualquier excusa que se te ocurra. Esta es una opción muy antigua, pero muy efectiva. Imagina que es un amigo y finge ser tu ex, terminarás pronto la cita, ¿no?.

Antes de salir hay que contar con una amiga o amigos que conozcan nuestro plan. Que te llamen a cierta hora y nosotros le daremos instrucciones. Si lo estamos pasando mal, al recibir su llamada, nos sorprenderemos como si estuviesen atracando la tienda de Pepita la de los pollos y con un “voy ahora mismo a salvarla”, saldremos pitando como alma que lleva el diablo. Si la cita se va desarrollando de forma agradable para nosotros pues, con un “OK, todo bien, ya nos vemos”, continuaremos sin mayor problema.

Otro truco sería poner la alarma de nuestro teléfono para cuando llevemos 10 minutos de cita. Si estamos hasta los pelos del toto de esta persona, fingiremos un mensaje de que otra vez se está muriendo tu pobre abuela. Si la cosa va bien, tan fácil como desconectarla sin dar ningún tipo de explicación.

El típico olvido de ir al médico a que te recete la pastilla para los nervios también te puede ayudar. A todo el mundo se le puede pasar la cita con el mejor amigo de los que estamos un poco pa´llá.

Decir que estamos muy cansados también es un buen recurso. Echar mano de la noche de ayer y lo bien que lo pasamos en el asiento de atrás de tu coche, te ayudará a terminar de perder el tiempo.

Rosa Cara.

tedeseo-baner

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *