En busca del Punto G

By  |  0 Comments

No todos los estudios reconocen la existencia del punto G. Algunos sostienen la tesis de que solo una parte de las mujeres lo tiene, en cambio, otros dicen que todas las mujeres tienen un área extremadamente sensible, aunque mencionan que su ubicación varía en cada cuerpo. La mayoría, sin embargo, afirman que el punto G se encuentra localizado en la entrada de la vagina, en la parte superior. La falta de estudios concluyentes sobre el tema, solo nos queda hacer el trabajo de campo y poner a prueba la teoría en nosotras mismas.

LENCERIAL-MILCOSITAS

Para aquellas personas que creen en su existencia, el punto G es un área extremadamente sensible localizada en la pared posterior de la cavidad vaginal. Cuando este es estimulado, aumenta la excitación de las mujeres y puede llevar al orgasmo, otras en cambio, instan a hacer pis, lo cual es normal y pasa pronto.

Para encontrarlo, nos acostaremos boca arriba y abriremos las piernas. Insertaremos un dedo en la vagina con la palma hacia arriba. Una vez que el dedo está dentro, doblaremos la punta como si hiciéramos el gesto de llamar a alguien. Tocaremos la pared interior y sentiremos una superficie arrugada. Pasaremos el dedo por esta superficie que tiene de 2,5 a 5 centímetros, notaremos donde acaba, por que la mucosa se vuelve más lisa. Esta parte arrugada es el punto G.

Artículo recomendado: Eyaculación femenina, ¿Mito o Realidad?.

A la hora de estimularlo, en primer lugar, entre en el estado de ánimo adecuado. Recuerda que esto no es un botón mágico que basta con pulsar y tener un orgasmo al instante. Comienza a tocarte y piensa en aquello que te excite e intenta las siguientes formas de estimularlo.

Insertar uno de los dedos en la vagina y tocar el punto G. Realizar movimientos con una leve presión como si estuvieras llamando a alguien. También puedes probar con otros estímulos, frotar de un lado a otro, de delante hacia atrás, movimientos circulares, presión y velocidad variable, etc. Al mismo tiempo que se estimula el punto G, masajear el clítoris con la otra mano. También puedes presionar con la otra mano, al tiempo que estimulas el punto G, la parte inferior del abdomen, justo por encima del bello púbico. El punto G puede ser estimulado con vibradores especiales.

El objetivo principal es explorar tu cuerpo. Probar diferentes movimientos e ir probando hasta encontrar lo más agradable para ti.

tedeseo-baner

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *