Detectar un mal polvo antes de tiempo

By  |  0 Comments

Muchas de nosotras, hemos tenido relaciones de una noche totalmente nefastas. Noches en las que lo mejor que podíamos haber hecho era alquilar una buena película, comprar un par de bolsas de palomitas, manta, sofá y pasar un rato entretenida a la luz del televisor, en vez de terminar en las garras de un orangután que se perdería intentando pelar un plátano.

LENCERIAL-MILCOSITAS

Ya sea que te dejaras guiar por su aspecto físico o por algo en concreto que te hizo gracia, lo cierto es que el mal rato pasado no compensa por muchas ganas que una tenga de echar un polvo, sin olvidarnos, claro está, de las consecuencias que este nos pueda acarrear, pues lo normal es que este tipo de homínidos sean también unos fanfarrones de mucho cuidado.

En este artículo os voy a describir algunos rasgos comunes que tienen los tíos que no follan bien. Aunque no es una ciencia exacta, nos ayudará un poco a la hora de no escoger un mal compañero de cama.

Que sea guapo no es sinónimo de que sea bueno en la cama, la sonrisa profident no sirve de nada debajo de las sábanas. Lo importante son las habilidades del individuo. Pero si el hombre nos alegra la vista, será más fácil excitarnos.

Uno de los problemas más comunes en la cama con uno de estos individuos es que te deje a medias. Hay que ser mala persona para no terminar lo que se empieza. Pues hay que tener en cuenta que, el que tiene mucho afán por llevarte al huerto y se salta los pasos de la conquista, es muy posible que se salte varios pasos importantes durante el polvo.

Aquel hombre que mientras hablas con el, notas como se le escapan los detalles importantes que te caracterizan, que no expresa su fascinación por tus características, es muy posible que en la cama no se comporte como si estuviera contigo en particular, sino como si fueras una más.

El hombre que no tenga el detalle de elaborar buenos cumplidos personalizados y adecuarlos a cada situación para la mujer con la que quiere estar, tiene todas las papeletas de ser un mal polvo. A todas las mujeres nos gusta que nos regalen el oído y es este el mejor radar anti albañiles que tenemos.

La ternura y calidez de un beso, el ritmo, la pasión, la fuerza de un abrazo o la manera de agarrarnos el culo mientras nos besa, son factores de gran relevancia a la hora de predecir el nivel de satisfacción que hallaremos más adelante.

Un sabio dijo una vez que las personas son en la cama lo que son en la vida. Si el hombre es cariñoso, atento, gracioso y se le ve feliz en la forma de comunicarse contigo, seguramente se comporte igual en la cama. Si por el contrario es el típico caga lástimas problemático, que solo ve lo negro de cada situación, imagina como puede ser a la hora de pedirle que te coma el coño…

La naturalidad a la hora de hablar sobre el sexo también puede ser un indicador decisivo para diferenciar a un buen amante de un patas cagadas.

Como norma general, aquellos hombres que hallan tenido relaciones duraderas, conocerán los elementos para satisfacer a una mujer.

Normalmente el que presume de batallitas y siempre alardea de sus numerosas conquistas, es el mismo que lleva los últimos tres años haciéndose una paja antes de acostarse solo y triste cada noche.

Las mujeres miramos mucho la apariencia del hombre. Hay que tener en cuenta que el encanto de muchos hombres reside en su aspecto desarreglado y su pinta relajada, hombres que a muchas mujeres nos resultan excitantes, en estos casos nos guiaremos por su aseo y olor. Un leve olor a sobaco o una bocanada de mal aliento nos matará la pasión.

PAULA RÍOS.

tedeseo-baner

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *